A la edad de cinco años me hice pis en la boca. Dicho así resulta gracioso, pero se requiere mucha destreza y precisión para conseguir tal hazaña; mucho más si se tiene un metro de altura y poca noción de física y cálculos matemáticos. Leer más