Cuando yo era pequeño, frente a mi casa, vivía un niño que se llamaba David que nos decía, muy convencido, que su papá era Superman y que, además, tenía superpoderes que lo hacían especial. Mis amigos y yo nos partíamos de risa.
Leer más